Entradas

Viajando en equilibrio con el Planeta

A los que nos gusta andar de pata e’perro por todo lado comenzamos a ver el mundo con otros ojos, desarrollamos cierta conexión con la naturaleza, con las ciudades, los barrios, los monumentos históricos, etc. y entre más lugares conocemos, más sitios queremos visitar.  Ese lugar que uno va a conocer es -por unas horas o unos días- nuestra casa. Ahí comemos y dormimos. Nos damos cuenta que el planeta Tierra es espectacular, que cada país tiene lo suyo. Desarrollamos el sentido de pertenencia que hace que nos preocupemos por cuidar de casa. No sé si a ustedes les pasa, pero al menos a mí sí y por eso tomé la decisión de viajar en equilibrio con el planeta, y al mismo tiempo, conmigo misma.

De un tiempo para atrás empecé a poner más atención a las noticias nacionales e internacionales relacionadas con el cambio climático. Recordé como hace ya muuuuchos años se nos decía que teníamos que cuidar la capa de ozono (¿recuerdan?) pero lo que esas noticias mencionan es todavía peor. También recordé el discurso de una niña de como 11 o 12 años de edad en un acto cívico. Ella nos decía en pocas palabras que dejemos la quejadera y empecemos a mejorar nuestro propio metro cuadrado. ¿Se imaginan si cada uno de nosotros lo hiciera?

¡¡La peseta me cayó en cincos!!*
Ya era hora de que dejara de lamentarme y quejarme por lo que estaba pasando y empezara a mejorar mi metro cuadrado y casi que literal, esa es mi estatura. ¡¡Falló por 50 cm!!

Mi primer paso fue dejar de usar desodorante comercial. El día que se me acabó el último que había comprado pensé qué tan bueno sería si ese envase tuviera refril y así no tener que tirarlo a la basura, pues al menos acá en CR se ha dicho que no hay quien recicle ese tipo de plástico.  Luego descubrí que aunque tuviera alguna forma de rellenar ese envase, los desodorantes comerciales están hechos con productos químicos, e incluso usan aluminio para tapar los poros y así evitar que sudemos y eso no es saludable para nuestro cuerpo. Al menos yo no pienso gastar mi dinero en medicinas, pudiendo gastarlo en un boleto de avión.

Entonces pensé… ¿será que yo puedo hacer mi propio desodorante?

Invoqué a San Google quien me refirió con San YouTube y taraaaaaaan… Encontré varias recetas, no todas me convencieron pero una en particular sí, por lo sencilla y económica.

Esta es la receta del desodorante que he venido usando por varios meses, testeado en días calurosos y de mucho ajetreo y hasta en mis hijos.

Ingredientes:

  • 5 cucharaditas de bicarbonato.
  • 3 cucharadas grandes de Aceite de coco orgánico (si lo quieren hacer, pueden ver la receta más abajo 😉 )
  • 10 a 15 gotitas de aceite esencial de su preferencia.
  • Aceite aromático opcional, en caso de que quieran un olor particular.
  • Un frasquito de vidrio limpio y seco. Yo uso uno que tenía por ahí de alimento de bebé.
  • Una cuchara de madera o plástico. No se recomienda usar de metal.

Preparación:

Ponga todos los ingredientes en un tazoncito de vidrio y mezcle bien. Puede ponerlo sobre otro con agua caliente para que el aceite de coco se derrita o suavice y sea más fácil revolver.

IMPORTANTE:

  • Si su piel es sensible, puede poner 2 cdts de bicarbonato y 3 de fécula de maíz.
  • No es antitranspirante. Si usted suda mucho póngale un poco más de fécula de maíz.
  • Tome en cuenta que su cuerpo tiene que desintoxicarse, por lo que posiblemente podría tener un olorcillo medio raro por varios días. En mi caso no fue así supongo que porque yo dejé el uso de desodorante comercial mucho antes de empezar a usar este, pero hay personas que sí les pasa.
  • Yo uso aceite esencial de lavanda y árbol de té porque además de que me encanta el olor, tienen muchas propiedades, entre ellas relajante y antimicótico.
  • El uso frecuente puede incluso ayudar a aclarar las axilas.

Esta receta me gustó tanto tanto que cuando se me acabó la crema de manos y cuerpo adivinen qué hice… A continuación les detallo la receta:

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de aceite de coco orgánico (¡amo el aceite de coco!)
  • 5 cucharadas de manteca de Karité (shea butter) orgánica
  • 20 gotas de aceite esencial de su preferencia o puede combinar varios según sus gustos en cuyo caso pueden usar 7 de cada uno si le ponen 3, o 10 si le ponen 2 aceites diferentes. Por ejemplo: Incienso – Lavanda – Melaleuca – Árbol de té – Naranja roja
  • 10 gotas de aceite para darle aroma. En mi caso yo tenía naranja roja y había comprado un aceite aromatizante de bebé y eso fue lo que usé, pero pueden comprar de rosa de mosqueta, fresa, brisa marina… en fin, el que más les guste.
  • 1 frasco de vidrio o plástico (si le agregan aceites esenciales, no usen plástico)
  • Si usan aceites cítricos, su piel se podría manchar al exponerse al sol. En ese caso, yo la usaría antes de dormir.

Preparación:

Hay 2 opciones

  • Derritiendo el aceite de coco junto con la manteca de karité a baño maría y luego agregar los aceites. La crema va a quedar como una crema sólida, digamos tipo pomada. El detalle de hacerlo así es que si están en lugar muy caliente podría derretirse un poco o quedar totalmente líquida. No pasa nada, no pierde propiedades, pero es bueno que lo sepan.
  • Batiendo con un batidor de globo. Pueden suavizar la manteca de Karité un poquito, igual que el aceite de coco si no estuviera líquido. Le agregan los demás aceites de su preferencia y baten hasta que quede como un mousse. Yo hago la mía así y aunque haga calor, no le pasa nada.

IMPORTANTE:

  • Esta crema es excelente y muy nutritiva.
  • Se puede usar en el cuerpo, en el rostro, en el cuello e incluso en el contorno de ojos.
  • Si están en algún tipo de programa de pérdida de peso o embarazadas, es super recomendada ponerla en la pancita para que la piel se mantenga bien hidratada.
  • Al principio se siente un poco aceitoso, pero la piel la absorbe super bien.

Después de esas 2 recetas se me acabó el aceite de coco y no lo conseguía en ninguno de los supermercados de mi pueblo. Tampoco tenía tiempo ni plata para ir a comprar. Sigo investigando y me doy cuenta que lo fácil que es hacerlo (y lo caro que es comprarlo, además de tener que ver en qué uso el frasco para no generar más basura)

Ingredientes:

  • 1 coco, o 2 o 3.. depende de la cantidad que quieran hacer. Yo prefiero hacer poco y así lo tengo fresquito cuando lo voy a usar.
  • Paciencia. La suficiente.

Preparación:

  • Hágale un huequito al coco y extraiga toda el agua.
  • Tómese el agua, es muy rica!
  • Quiebre el coco y saque la “carne”. Recuerde que es coco seco, el que es de color café oscuro. No es la pipa, esa es muy rica pero no sirve.
  • Luego parta los pedazos en trozos bastante pequeños. Póngalos en el frasco de la licuadora y agregue 2 tazas de agua entre tibia y caliente, no hirviendo.
  • Licue hasta que el coco quede como una harina, es decir, bien desecho.
  • En un tazón grande de vidrio o plástico (como el que traen las batidoras) ponga una tela limpia (yo usé manta que era la que tenía) o un limpión que no sea de paño para que no suelte pelillos. Vierta el coco sobre la tela y con cuidado de no quemarse, extraiga todo lo que pueda hasta que el coco quede lo más seco posible.
  • Si no tuviera tela, puede hacerlo con un colador.
  • Deje enfriar y guarde el tazón en la refri (abajo, no en el congelador). Déjelo ahí por 24 o incluso 48 horas.
  • Transcurrido ese tiempo, van a notar como se separa la crema del suero.
  • Con un cucharón con huequitos, extraiga con cuidado la crema y póngala en un sartén a fuego medio alto.
  • Muevan constantemente. Poco a poco van a ver cómo se va separando el aceite de la crema.
  • Finalmente coloquen el aceite en un frasco de vidrio ojalá hermético y dejen enfriar antes de taparlo.

IMPORTANTE:

  • Con lo que me sobró de coco hice helados, cajetas, galletas y panqueques de banano, coco y miel. Aquí no se desperdicia nada!!
  • Todavía no sé en qué usa el suero, así que se lo eché a las matas del jardín. Pero si sé que también se le saca provecho en la cocina.
  • ¡¡¡Recuerden que el cascarón del coco es basura orgánica!!! No lo vayan a tirar al basurero ¡por favorrr!

Ventajas de hacer sus propios productos:

  • Entre más personas nos involucremos en cuidar el medio ambiente, más nos va a durar este planeta tan bello. No todos podemos andar de mochileros todo el tiempo, algunos tenemos que trabajar y ahorrar un año para viajar una o dos semanas (por dar un ejemplo) por lo tanto nos va a tomar más tiempo ir a los lugares del “bucket list”.
  • Ahorro dinero que puedo utilizar para viajar.
  • Llevo en mis viajes productos frescos, sin químicos tóxicos y en el tamaño ideal permitido en la maleta de mano.
  • Es la forma en como algunas personas se ganan el sustento. No quiere hacerlos usted, pero ¿conoce a alguien que los hace para vender? ¡Cómprele! Así ayuda al planeta y a una familia.
  • ¿Conoce alguien que necesite trabajar? ¡Dele las ideas y que comience a ganarse alguito!
  • Busque información acerca de los ingredientes que se utilizan para hacer sus productos personales.
  • ¿Les gustó el artículo? ¡Compártelo! ¡Nunca se sabe a quien se le puede salvar la tanda!

Finalmente, recordemos que la naturaleza no es rencorosa, por el contrario, agradece todo lo que hacemos por ella. Los científicos han dicho que el punto del no retorno ya no es para el 2050, ahora se espera para el 2030. Antes se decía que había que dejar algo a las futuras generaciones, pero ahora nosotros mismos estamos peligrando.

P.D: En los próximos días voy a hacer jabón para ropa y platos, perfume en aceite y tipo body splash. Son procesos un poco más lenticos, como de 30 días, pero cuando pasen control de calidad, les cuento. ¿Les parece? También quiero hacer bombas efervescentes para pies cansados, porque viajero, mochilero, pata e’perro que se respete se pega sus buenas caminadas.

Se preguntaran por qué les escribo de esto. Bueno, pues una de las lecciones más importantes que la vida me ha dado es que uno crece mucho más y le va mejor cuando comparte el conocimiento con otras personas. ¡Hoy por hoy puedo dar fe de eso!

Muchas gracias a Zamar Aromaterapia y Cosmética por los consejitos. Gente se los recomiendo mucho, además de unos productos riquísimos Ale e Isaac los van a atender con mucho amor y buena vibra.

Zamar Aromaterapia y Cosmética
Zamar Aromaterapia

Les invito a leer mi artículo acerca de cómo mejorar las fotos de nuestros viajes con el celular.

Fotografía con el celular
3 tips para mejorar las fotos de sus viajes tomadas con su celular

2 comentarios en “Viajando en equilibrio con el Planeta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *