Anécdotas

Regresando de Cartagena

En el intento de volver desde Cartagena a Tiquicia, el vuelo se desvía pa’l norte porque había un temporal de aquellos… Esperando en el aeropuerto de Managua a que el piloto diera señales de vida, la comunidad Tica que venía en el avión empieza a hacerse presente con la tradicional «chota»:

-¡Patí’ hay! ¡Patí’ hay!

-¡Lleve yuca, lleve plátano, chicharrón!

-¡hay gelatina! ¡Boli-helado!

Vista de Managua desde el avión

 

 

 

 

 

 

De repente otro Tico le sigue la corriente y se pone a cantar: «¡Chófer, chófer, más velocidad! Métale la pata y verá como se va!» (¡doble puntaje si usted lo leyó cantando! jajaja) Y por allá salió uno imitando el alta voz diciendo; «¡Estimados pasajeros, les habla su Capitán para preguntarles qué prefieren, ¿Flor de Caña o de contrabando?!»

Obviamente yo no podía quedarme sentadita y calladita. Me levanté de mi asiento tratando de no incomodar a los gringos que venían a la par y les dije que por lo visto no nos iban a dar más comida, así que «con permiso, pero voy sacando el pollo de bombillo que traigo en la maleta de mano».

Y mientras todo el mundo en ese avión tenía cara de burro en lancha, ¡aaaaahhhh! ¡los Ticos estábamos a carcajada limpia! Las 2 horas pasaron volando y cuando nos dimos cuenta, ya estábamos en casa ¡Qué tuanis ser Tico!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *